Telenovelas colombianas: ¿Por qué Pero sigo siendo el rey cambió la historia?
15 / 09 / 2023

Telenovelas colombianas: ¿Por qué "Pero sigo siendo el rey" cambió la historia?


Por Laura Quiceno
Laura Quiceno
15 / 09 / 2023
Serie

Pero sigo siendo el rey

Próxima emisión

Sábado, 02 Marzo 10:00 pm

0

En 1984 los colombianos se emocionaron con las interpretaciones de Carlos Muñoz y María Eugenia Dávila y el sonido de famosas rancheras y tomas de exteriores, no tan comunes en las producciones audiovisuales de la época.

Pero sigo siendo el rey, telenovela basada en la obra de David Sánchez Juliao, y del director Julio César Luna introduciría el componente de comedia, característico en la narrativa del audiovisual colombiano.

Sobre este hito de la televisión colombiana conversamos con Juan Carlos Garay de Radio Nacional de Colombia y Nelson García, expertos en telenovelas colombianas, y nos preguntamos: ¿Por qué Pero sigo siendo el rey cambió la historia de la narrativa en Colombia?. Esto nos contaron:

🎥 Te puede interesar: Homenaje a Carlos Muñoz Señal Colombia Todo lo que vemos.

Telenovelas colombianas: Pero sigo siendo el rey

 

 

Colombia es el único país donde una telenovela puede ser chistosa o puede tener elementos de comedia: Juan Carlos Garay.

"Colombia es un país que le ha aportado elementos originales al melodrama, pensando que el melodrama o la telenovela ya están inventados, resulta que en el caso de las producciones colombianas si se han implementado cosas como el sentido del humor. Colombia es el único país donde una telenovela puede ser chistosa o puede tener elementos de comedia, en los otros países si es un melodrama hay que respetar las reglas y tiene que ser trágico, etc.

Tenemos también otro tipo de experimentaciones, una de ellas que fue muy importante fue a mediados de la década de los ochenta con Pero sigo siendo el rey, que básicamente lo que hacía era ser una telenovela con una banda sonora muy importante porque esta no era solamente para adornar o generar emoción, sino que prácticamente era el centro de la historia. De las letras de las rancheras y los corridos mexicanos se desprendía el libreto, esto está basado en un libro de David Sánchez Juliao que hizo el mismo ejercicio pero el libro no suena, en televisión si tenías el sonido y entonces los corridos mexicanos cuentan la historia de unos personajes como Martín Estrada, Juan Charrasqueado que ya existían. Lo que hizo Sánchez Juliao y también la libretista Martha Bossio de Martínez fue conectar todas esas letras como si hubiera una especie de red que las uniera y poner a todos esos personajes y a todas esas situaciones como una enorme trama.

Los personajes se desprendían de la letra de las canciones, entonces estaba Juan Charrasqueado, estaba Chavela, que son personajes de las rancheras, el actor principal era Carlos Muñoz, que era el rey, no era un rey sino un señor muy poderoso, y María Eugenia Dávila que era Chavela, una cosa que me acuerdo mucho es que salían caballos, por primera vez se hacían muchas escenas en exteriores".

Martha Bossio de Martínez se atrevió en un negocio de hombres a alzar la voz con sus historias: Nelson García, especialista en televisión, líder del programa de Comunicación Social y periodismo de UNINPAHU.


"En 1984 Pero sigo siendo el rey cambia un hito en la televisión colombiana por dos aspectos, el primero, la televisión colombiana comenzó a enfrentarse a una competencia que le surgía desde las regiones, la ley empezaba a decir que empezaban los canales regionales en Colombia, el primero de ellos iba a ser Teleantioquia, yo pienso que entonces las productoras que trabajan para la economía mixta del Estado, es decir los canales públicos, dijeron: oigan, tenemos que competir con las regiones, y una forma de hacerlo era traer las regiones a la pantalla chica. Como la narrativa era muy bogotana, entonces descentralizar la narrativa implicaba el reto de entender la región. ¿Eso qué quiere decir? que no había quién escribiera, de hecho, Martha Bossio de Martínez, quien hace la adaptación de la novela homónima es precisamente quien toma las riendas de esa nueva generación, ahí comienza no solo la importancia de la telenovela Pero sigo siendo el rey en la historia sino la importancia de la mujer en el escenario de la televisión.

Es una sátira al machismo reinante de toda nuestra historia colombiana y Martha Bossio de Martinez magistralmente toma esa obra de Sánchez Juliao y la vuelve una historia, en donde mezcla algo que nos hace muy colombianos y que a su vez, pienso yo, se burla de nuestra identidad, las rancheras, una telenovela dirigida a la clase popular colombiana y mezcla algo importantísimo para la historia de la televisión colombiana y para el género del melodrama y es el humor, esa sátira de Sanchez Juliao elevado a la categoría de novela diaria y satirizada a través de esta mujer que es capaz de burlarse de todos los hombres a partir de su venganza personal por así decirlo, empieza con pie derecho a jugarle a la narrativa criolla con un estilo muy particular que se transporta hasta nuestros días diría yo con los seriados que atraviesan las plataformas de contenidos.

Un humor criollo que resalta la sátira, el sarcasmo, y la valentía y la gallardía de las mujeres, es histórico para la televisión colombiana por dos cosas, uno, escrita por una gran mujer, a Martha Bossio de Martínez se le debe y le deben muchos libretistas, Fernando Gaitán, Dago García, Julio Jiménez, yo mismo, que fui alumno suyo, le debemos muchos de los elementos propios de la narrativa, ella era la Delia Fiallo colombiana, se atrevió en un negocio de hombres a alzar la voz con sus historias".

🎥 Te puede interesar: Martha Bossio y la época de oro de la TV colombiana.

*Fotos: Sandro Sánchez de RTVC-Sistema de Medios Públicos.